domingo, 1 de abril de 2012

Cuando no sabes cómo demostrar que no quieres príncipes de camisa y pelo perfecto. Cuando suena tu despertador a las cuatro y diecisiete, y yo desde mi cama sigo escuchado una canción que habla de ti. Cuando tengo ganas de ti que no se quitan ni contigo. Cuando parece que todo está perdido. Cuando creo que estás perdido por otras bocas y yo sólo me pierdo por ti. Cuando sólo espero que digas todo, nada.. o quien sabe si algo que me cambie el mundo. Cuando espero que vuelvas, a 200 Km, a dos calles o a un suspiro; pero que lo hagas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sonrisas...