viernes, 9 de noviembre de 2012

Porque Nada en este mundo loco es importante, ni siquiera nuestros problemas.


Todo en ella es pura energía. Cada uno de sus pequeños gestos reflejan una parte de su complejo carácter. Como esa mala costumbre de cogerse una mano con la otra. Siempre lo hace, cree que es la única persona capaz de ayudarse y yo sé que es la única mano que coge sin miedo. No cree en nadie, y tampoco en nada. Está llena de miedos y por eso cree que es cobarde, pero la verdad es que no conozco a nadie más valiente que a ella. Es complicado de explicar. Tiene tanta fuerza que a veces creo que si quisiera podría hacer que el mundo funcionase al revés. Es capaz de controlar todo lo que la rodea sin que nadie se de cuenta. Es tan… sutil. Sabe fingir con la facilidad con la que un niño se come una piruleta. Habla de tal manera que te hace creer que la conoces, pero nunca llegarás a hacerlo. Suele expresar lo que piensa, pero en realidad nunca menciona nada importante. Es incapaz de hablar de lo que siente. En su yo más profundo se esconden miles de cosas que ni siquiera yo puedo llegar a imaginar. A veces se hace incómodo no saber en lo que estará realmente pensando. Es lista y sabe aprovecharlo. Es frágil en su interior y por esa razón nunca podrás llegar a él. Y a pesar de todo, es tan extremadamente fácil quererla, que acabas sintiendo adicción por el dolor que causa… No existe nadie igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sonrisas...